HISTORIA DE PUYO

Origen de su nombre.- Puyo proviene del vocablo kichwa PUYU, que traducido al español, significa nublado, neblina. Se cree que anteriormente a la época de la colonización, los indígenas llamaban al río que pasa por la ciudad, río Puyo, que quería decir río nublado, debido a que este lugar la presencia de la neblina era abundante y frecuente. De allí del nombre del río, se tomó el sustantivo Puyu y se le dio el nombre a la ciudad, hasta 1930 se la llamaba Puyu, pero luego poco a poco los mestizos colonos fueron definiéndola como Puyo.

¿Qué había en este sector antes de la Fundación de Puyo?.- Existen suficientes evidencias de que en el lugar donde hoy se asienta Puyo, quizá un poco más a la margen del río Pindo Grande, existió un pueblo de indígenas Chirapas llamados Pinduyaku (debido a la presencia de abundantes plantas de Pindo a orillas del río del mismo nombre), los mismos que eran muy amigables y con su actitud facilitaban el paso de misioneros, encomenderos y comerciantes hacia Canelos y más allá, motivo por el que los indígenas Chirapas del otro lado del Pastaza no los querían, a tal punto que decidieron desaparecerlo al pueblo de Pindoyaku y acabar con todo vestigio de vida humana. Este hecho lo cristalizaron en el año de 1868. Aquí un grupo conocido como ejército de indios, del otro lado del río Pastaza, capitaneados por los capitanes Sharupi y Timara, incendiaron y dieron muerte a casi toda la población de Pinduyaku. De ellos unos pocos indígenas, entre niños y uno que otro joven pudieron escapar por el Canelos Nambi (camino a Canelos).

Historia.- A la par de la conquista de la costa y de la sierra del actual Ecuador, en el siglo XVI, los españoles incursionaron en la región amazónica en busca del país de la canela, condimento natural que crece en la zona conocido por los indígenas con el nombre de ishpingo y cuyo sabor es similar al producto asiático, tarea por la cual descubrirían el río de las Amazonas en febrero de 1542. Después del furor por la canela, los europeos siguieron tras la búsqueda del oro, impulsados por una leyenda que hablaba de la abundancia del metal. Junto con la búsqueda de la canela y el oro, que nunca encontraron en suficiente cantidad, los españoles levantaban ciudades y poblados, mientras las órdenes religiosas que seguían a la conquista llevaban su voz y construían capillas y misiones.

Al iniciarse el siglo XIX, antes de la etapa republicana del Ecuador, la región de Canelos, como era conocido el territorio de la actual provincia de Pastaza, formaba parte del Corregimiento de Ambato, que se había establecido en 1797 por decisión de la Presidencia de la Real Audiencia de Quito.

Ya en la etapa republicana del Ecuador, el 29 de mayo de 1861 la Convención Nacional que redactaba una nueva constitución dictó una ley sobre la división territorial del país, en la que formó parte la provincia del Oriente, que incluía a Napo y Canelos.

Dentro de la distribución de Canelos figuraban los pueblos de Canelos, Sarayaku, Lliquino, Andoas y las tribus Zápara y Jíbaros (con esta denominación eran conocidos durante el siglo XIX los actuales Shuar).

En 1897 el cantón Canelos pasó a formar parte de la provincia de Tungurahua y luego, el 13 de noviembre de 1911 se estableció el cantón Pastaza.

En 1921 la Región del Oriente fue dividida políticamente en las provincias de Napo-Pastaza y Santiago-Zamora, la primera con las jefaturas de Sucumbíos, Napo y Pastaza. Por su parte, Pastaza comprendía 1as parroquias de Mera y Puyo.

El 10 de noviembre de 1959 se creó la provincia de Pastaza y se designó a Puyo como capital de provincial.

Hoy, Puyo es una ciudad organizada que dispone de todos los servicios para atender a los turistas que llegan a disfrutar de los atractivos naturales y culturales que posee la provincia de Pastaza.

 

Fuente: Ledesma Zamora, Oscar, Pastaza, una provincia que apasiona, Puyo, 2004